Bolitas: Un sobreviviente de cáncer

Lo tiraron a la calle como si fuera basura. Sin embargo, la tenacidad que tiene Bolitas, el protagonista de esta historia, fue la clave para no darse por vencido y emprender la batalla contra el cáncer que lo amenazaba de muerte.

Este Territoriano fue rescatado de la calle el 21 de enero de este año en un estado crítico de salud. En ese entonces su cuerpo estaba lleno de bolitas, por eso lo llamamos de esta manera. Lo que no sabíamos era que esas bolitas eran tumores que estaban acabando con su vida.

Según cuentan tenía una familia, pero cuando le comenzaron a salir los tumores en el cuerpo, en lugar de ayudarlo y brindarle los cuidados que requería, lo dejaron abandonado.

img-20180921-wa0066.2

Mientras este perrito se las ingeniaba en la calle para salir adelante, buscando comida para sobrevivir y luchando contra las dificultades del clima, su salud se fue deteriorando cada vez más hasta que un día algunas personas que lo habían visto en repetidas ocasiones, contactaron a Territorio para pedir ayuda, debido a que los tumores seguían apareciendo.

Afortunadamente, tras su llegada a nuestro refugio, comenzó a tener mejores condiciones de vida y los cuidados que requería, gracias a ellos su situación comenzó a cambiar paulatinamente.

“El día siguiente que recogimos a Bolitas lo llevamos al veterinario para que lo revisaran. Ese día le operaron los tres tumores más grandes y el especialista dijo que no había mucho por hacer, porque el perro tenía todo el cuerpo lleno de tumores”, dijo Eneredis Carrillo, colaborador de Territorio.

A pesar del diagnóstico desalentador y del resultado de una biopsia que confirmaba que Bolitas padecía cáncer de piel, en Territorio nunca bajamos la guardia y apostamos por acompañar a este zaguate en el intento por alargar su vida, aun cuando el panorama era poco esperanzador.

img-20180921-wa0066.3

De inmediato Bolitas inició un tratamiento con quimioterapia inyectable, pero no le funcionó y los tumores comenzaron a crecer aceleradamente. Algunos ya le estaban reventando y le salía sangre y pus, pero no podían extirparlos porque eran muchos.

Al no presentar ninguna señal de mejoría, decidieron cambiarle el tratamiento a pastillas y afortunadamente eso le comenzó a cambiar la vida por completo.

Durante los primeros días este luchador asistió una vez a la semanas a la clínica, pero como su cuerpo comenzó a reaccionar positivamente y no presentó ningún efecto secundario a las pastillas, las visitas pasaron a ser cada 15 días. Conforme el tiempo transcurría el valiente de Bolitas agarraba más fuerza para seguir adelante y ganarle la batalla al cáncer. Al día de hoy este zaguate asiste al veterinario una vez al mes como control y monitoreo constante, para descartar que vuelvan a aparecer los tumores.

img-20180921-wa0066.6

“Tuve la oportunidad de ver a Bolitas, quien con el apoyo de muchas personas y entidades y el gran trabajo que realiza Territorio de Zaguates me ha permitido tratar su cáncer de piel (mastocitoma cutáneo). Actualmente es un sobreviviente de cáncer y se encuentra en remisión (sin síntomas de enfermedad)”, destacó Carlos Coto, médico veterinario que lo asiste.

Dichosamente con el tratamiento Bolitas no ha tenido que someterse a ninguna otra operación y su estado de salud es estable. El medicamento que consume, así como la constancia en las citas con el veterinario son los encargados de que este peludito sea un sobreviviente.

Lamentablemente el futuro es incierto para este pequeño. Las pastillas que consume a diario no las venden en el país. Desde que inició la quimioterapia hasta hoy el medicamento fue donado por el veterinario que lo atiende, y solo posee tratamiento para un mes más.

“Ahora lo que nos va a costar es conseguir el medicamento. Hasta la fecha el doctor se lo regaló, pero ya se le acabó y para poder seguir dándole las pastillas a Bolitas tendríamos que mandarlas a traer a Europa, ya que en el país ni en la región las venden”, aseguró Eneredis.

img-20180921-wa0066.5

De momento, el médico les va a facilitar una receta para tratar de conseguir algún medicamento genérico, ya que si Bolitas deja de consumirlo hay posibilidad de que reaparezca el cáncer. Mientras tanto, este valiente zaguate continúa disfrutando sus días al máximo en Territorio, compartiendo con sus amigos perrunos y no da marcha atrás en su lucha por vivir. Lo único que recordamos de su pasado es su primer nombre: Garras.

Aproximadamente este pequeño luchador tiene 15 años, ya es un perro adulto. Sin embargo, su alegría y buena actitud ante la vida son el motor para hacerle frente a los inconvenientes de salud, ya que su cuerpo no ha tenido efectos secundarios con los medicamentos que consume por la quimioterapia y el tratamiento hepático.

Por ahora, Bolitas seguirá disfrutando de las caminatas y de la comida, dos de las actividades que más disfruta hacer. Entretanto buscamos la solución para que siga consumiendo las pastillas y mantener controlado el cáncer que quiso acabar con su vida.

img-20180921-wa0066.4

Deseamos que Bolitas continúe llevando un mejor estilo de vida y que siga viviendo por muchos años más. Sabemos que él seguirá haciendo todo el esfuerzo necesario para seguir vivo.

Te invitamos a convertirte en el padrino de un zaguate como Bolitas.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt