De pequeña fue abandonada a la intemperie, pero luego de su rescate encontró una familia para siempre

Pecana, era apenas una cachorra cuando llegó a Territorio. Formaba parte de una camada de siete zaguates que dejaron abandonados a la intemperie en la finca, expuestos al sol, la lluvia, el frío y el hambre. Afortunadamente tuvimos la oportunidad de encontrarlos con vida y rescatarlos, ya que de no ser así la historia de esta peludita y sus hermanos habría sido otra.

Todo ocurrió un día que gracias a las donaciones pudimos cortar el pasto de una parte de la finca que estaba muy alto. De pronto se comenzaron a escuchar ladridos de varios cachorros, por lo que los colaboradores interrumpieron sus labores para buscar de dónde venía el sonido. Fue así como dieron con la camada de los peluditos, que estaban abandonados en medio del pastizal.    

Como todos los pequeños se encontraban en buen estado y eran de color café nombramos a la camada como las Semillas, porque el nombre que le pusimos a cada uno eran de semillas: Girasol, Maní, Pecana, Marañón, entre otros.

A los días publicamos en nuestras redes sociales que los zaguates estaban en adopción y así le encontramos un hogar a todos, tal es el caso de Pecana que llegó a formar parte de la familia de Karina Varela y Michael Calderón.

pecana_puppy

La adopción la realizaron el 22 de noviembre del 2014, con el propósito de brindarle un hogar a un perrito de la calle y compañía a Luna, perrita que Karina tenía desde hace 12 años.

“Teníamos una cocker spaniel que me habían regalado, ya estaba viejita, solo comía y dormía, era como si no tuviéramos perrita. Cuando vi el anuncio me puse en contacto con Territorio y llevamos a Luna para escoger al cachorro que tuviera una energía compatible con ella, así fue como nos llevamos a Pecana”, comentó Karina.

Hoy, esta zaguate está irreconocible, aquella semillita creció tanto como el amor que esta familia le ofrece. Su familia decidió conservar el nombre Pecana de segundo, ahora se llama Stella Pecana. Según nos dijo su familia, como ya tenían una Luna en casa, quisieron ponerle Stella, que en italiano significa estrella, así ya tenían en su hogar una luna y una estrella.  

Con la llegada de esta perrita a la casa, no solo les transformó la vida a Karina y Michael, quienes nunca habían adoptado, sino a Luna: “El veterinario nos dijo que normalmente cuando llega un cachorro a donde hay un perro mayor, le da nueva energía, y efectivamente la activó de nuevo, Stella puso a Luna a correr y a jugar, posiblemente nos vivió cuatro años más por la nueva compañía, porque ya ella no tenía energía, hasta que murió en enero de este año”, dijo Michael.

pecana2

Por otra parte, señaló que a Stella la acostumbraron a lavarle los dientes desde pequeña y lo primero que aprendió fue a sentarse: “A la semana de tenerla lo aprendió, le daba mucha ansiedad comer, tuvimos que enseñarla a que se tranquilizara sentándose, y hasta que estuviera calmada le dabamos de comer, porque Luna estaba acostumbrada a que se sentaba, le servía la comida y hasta que le dijéramos comenzaba a comer, teníamos que acostumbrarlas por igual, sino Stella se quería comer la comida de las dos”.   

Sus humanos aseguran que siempre ha sido una perrita muy dócil y muy tranquila, pero lo que si los sorprendió fue que Stella no paraba de crecer.

“Cuando la adoptamos era una cosita pequeñita, me cabía en la mano. Al ser zaguate uno no sabe de qué raza son y cuánto van a crecer, hay que estar preparado para eso. La verdad para nosotros fue toda una aventura verla crecer y crecer, porque no paraba de crecer y ella era muy pequeñita”, recordó Karina.  

Aunque Stella es muy tranquila, ha realizado alguna que otra travesura. Cuando estaba pequeña su familia la dejó sola, por lo que ella aprovechó y se subió al sillón, de ahí pasó a la silla, hasta llegar a la mesa, en donde estuvo dando vueltas y comenzó a tirar las cosas que estaban ahí; mientras Stella las tiraba, Luna se las recibía en el piso. Según nos dijo Karina, para ella Luna fue la autora intelectual por ser la mayor, y fue quien mandó a Stella a que hiciera la travesura.

Además, recordaron que al inicio, a Stella le daba por arrancar las matas y masticarlas; de pronto se percataron que Luna, que nunca había tenido ninguna afición por las plantas, estaba rompiéndolas y agarrándolas al igual que Stella, por lo que no nos queda duda que lograron convivir y disfrutar de muchas aventuras juntas.

pecana3

Actualmente Stella espera que todos los días sea de noche porque sabe que es la hora de jugar: “Le encanta entretenerse con los juguetes que son de jalar y los que son de mecates, por ejemplo ella siempre espera que entre las 8:00p.m. y 9:00p.m. salgamos a jugar con ella, si no hemos salido comienza a reclamar, hace ruidos, se trae los juguetes y los tira en frente de uno y se le queda viendo fijo hasta que vayamos”, expresó Michael.

Otro de los pasatiempos de esta peluda es hablar con la vecina, otra perra, ya que se comienzan a ladrar de tapia a tapia, a veces la vecina le ladra y ella contesta o viceversa, ahí se quedan un momento teniendo una conversación.

Esta familia sabe que con la adopción de Stella están poniendo un granito de arena a la difícil situación que se vive en Costa Rica con los perros callejeros: “La gente no tiene educación y prefiere comprar un perro en lugar de adoptarlo, en el país hay una sobrepoblación de perros callejeros y maltratados, hay que castrarlos y hacerse responsable, uno no puede simplemente ir y dejar un perro abandonado en un albergue para que se hagan cargo cuando el responsable debe ser uno”, señaló Karina.

Esta familia aprovechó la oportunidad para destacar la labor que hace Territorio de Zaguates: “El trabajo que hacen es increíble, el tiempo y la energía que se requiere para manejar un lugar así con toda las necesidades que tienen. Es admirable que puedan hacer ese trabajo, además de la lucha que tienen que hacer con la gente que está en contra del proyecto, muchas personas no entienden de qué se trata y sabemos que están trabajando con las uñas día tras día, no es cualquier persona la que se mete a hacer eso, es dedicar su vida a ese trabajo”, mencionaron.

pecana4

Por último, quisieron compartir que la experiencia de adoptar un zaguate es muy bonita y se la recomiendan a cualquier persona porque cambia vidas, se sensibiliza sobre un proyecto como el de Territorio que tiene un beneficio social, hace que haya un perro menos en la calle y que no se reproduzca.

“Nosotros le dimos a Stella la oportunidad de estar con nosotros, y tenemos bien claro que es un ser vivo que nos acompañará mínimo 10 años, debemos asumir esa responsabilidad, los perros no son un objeto que se devuelve, es un ser vivo que tiene sentimientos, que representa un gasto y se debe asumir”, indicó Karina.

En Territorio nos complace ver como hay ex-Territorianos que luego de ser rescatados pueden encontrar el amor que tanto necesitan, son esos hogares los que deciden hacer la diferencia y concluir con broche de oro parte de nuestra labor.

Tú también puedes poner un granito de arena y ayudarnos a seguir rescatando perros para que luego encuentren un hogar. Ayúdanos a cambiarle la vida a un zaguate.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt